Las Películas Documentales.
Aproximaciones a la Realidad.

viernes, octubre 21, 2005

Isabel Coixet: "Me obsesiona cómo tras salir de un campo de concentración comienza otro tipo de tortura"

Hoy se estrena la película La vida secreta de las palabras, de Isabel Coixet. Pero la directora no sólo ha dirijido películas como ésta, de ficción, sino que también ha realizado documentales. De hecho, La vida secreta de las palabras nace de un documental que Coixet realizó en el año 2003, y que se pudo ver hace unos meses en el programa "La Noche Temática", de Televisión Española, titulado Viaje al corazón de la tortura. Este documental tiene también ese toque personal que Coixet imprime a sus películas de ficción, ese tono sentimental y preciosista, y, además, lo narra ella misma.

Texto de la película: Viaje al corazón de la tortura: Isabel Coixet: "Vivimos de espaldas al dolor, vivimos cada uno en su pequeño mundo, intentando permanecer ajenos al dolor de los otros, y ajenos también a los que están cerca de los que sufren, haciendo como si no pasara nada. Se tortura sistemática en más de la mitad de los países del mundo. Estos datos no pertenecen a la Edad Media ni al Imperio Romano, sino a un informe de las Naciones Unidas del año 2002. En este viaje hemos descubierto algunas, pocas, cosas. La más importante es que, pese a que la crueldad, el odio y la maldad parecen inherentes a la naturaleza humana, el valor, el coraje, y la generosidad también lo son".

Isabel Coixet ha reflejado en su última película experiencias y anécdotas reales de supervivientes, y para eso ha hablado con el Centro Internacional de Rehabilitación de Víctimas de la Tortura, el IRCT, que está en Cophenague. Nosotros hemos querido saber más sobre la elección de Isabel Coixet por este tema.

La Hora del Documental: "Bueno, ya lo habrás contado un montón de veces, pero me gustaría que nos comentaras por qué has elegido el tema de la tortura, qué te quedó por contar cuando rodaste Viaje al corazón de la tortura:

Isabel Coixet: "A mí me obsesionan mucho las historias de los campos de concentración, y el momento en que mí cuenta de que la vida era muy dura, fue un día cuando alguien me contó que a la gente cuando salía de los campos de concentración, nadie les esperaba con medallas ni con bandas de música. No había nadie que les dijera: 'Has sufrido mucho, ahora tu vida va a ser mejor'. No. En el momento en que salían de los campos de concentración empezaba otro tipo de dolor, otro tipo de tortura, y otro tipo de maltrato. Recuerdo que esto mi padre me lo contó cuando yo tenía como diez años y es una cosa que siempre me ha obsesionado. Qué pasa después de que alguien ha pasado algo como eso. Cómo se sobrevive, si es que se sobrevive... Además de la justicia, que me parece básica, la única cosa que se me ocurre para que alguien sobreviva a todo eso es que alguien le quiera, es el amor. Después de todo hay muy pocas cosas, silencio y palabras".

Informe, pregunte, comente.

2 comentarios:

  • Ayer viernes 31 de marzo emitieron de nuevo el reportaje "Viaje al corazón de la tortura", de Isabel Coixet. Mientras en España todos nos sentíamos orgullosos y prendados de unos Juegos Olímpicos como los de Barcelona'92, en la ex-Yugoslavia algunos seres humanos exhibían su lado más siniestro y otros lo padecían. Sólo la existencia de un Dios de amor y sólo amor, más allá de la muerte, puede calmar tanto dolor, de los presentes y los que marcharon. Unos no duermen ya en ese sueño; otros, a duras penas; muchos nunca lo hicieron y el horror que vieron y vivieron les confirmó sus sospechas. A nosotros, los vecinos europeos, nos queda la consternación, la vergüenza, el sentimiento de culpabilidad -en última instancia, ¿quién es esa "comunidad internacional" sino la propia sociedad civil, que debe ser valiente, luchar por estar bien informada, y exigir a sus gobernantes actuaciones si éstos miran para otro lado?- y la profunda y verdadera toma de conciencia, para no dejarnos engañar y actuar como es debido en una persona de bien.
    El último testimonio del reportaje es Meho, víctima de aquel tiempo de tortura, de este tiempo de dolor. Con la mirada perdida, sentencia con dulzura y desengaño eterno: "Los hombres valen en la medida en que ayudan".
    Amén. Que así sea.

    Fdo.: Juanjo.
    juanjo_maerchenhaft@hotmail.com

    De Anonymous Anónimo, A las 11:52 a. m.  

  • Me he bajado este documental no sabiendo bien lo que era, pero porque me interesa el cine de Coixet... Me ha gustado encontrarme con esta referencia antes de verla

    Un saludo

    De Anonymous kasandra, A las 4:47 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal