Las Películas Documentales.
Aproximaciones a la Realidad.

sábado, febrero 23, 2008

Dvd: "La leyenda del tiempo"

Se habla mucho últimamente del director Isaki Lacuesta. Su último documental, un homenaje a la obra de Chris Marker, se llama “Las variaciones Marker”, está incluido en el pack de dvds sobre las películas del francés, y se ha visto esta semana en el Festival de Cine Documental de Navarra, “Punto de Vista”. Además, Isaki Lacuesta es uno de los cinco directores a los que se les ha propuesto realizar una pieza sobre el concepto de “límites”: Los límites de cada uno, límites físicos, límites anímicos, límites del cine, límites del tiempo... Imagínense si el tema da para hacer cosas interesantes. Además de Lacuesta, también han realizado sus propuestas los directores Fernando Franco, León Siminiani, Luis Berdejo, y el recién laureado por “La soledad”, Jaime Rosales. El proyecto se llama “Miradas al límite”, y las obras se podrán ver en Artium, el Museo de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz, hasta el día 31 de marzo. Y tranquilos si no pueden ir porque después la muestra recorrerá los museos de otras ciudades. Y ahí no termina la actividad de Isaki Lacuesta, porque no sólo está intentando encontrar financiación suficiente para su siguiente largometraje, sino que además la distribuidora Intermedio ha publicado en dvd “La leyenda del tiempo”. Esta edición la forman dos discos y, entre otras cosas, algunas secuencias recuperadas, entrevistas con Isaki Lacuesta, el productor Paco Poch, y la protagonista Makiko Matsumura, fotografías del rodaje, y un libreto con un diálogo sobre la película a cargo del director y de Gonzalo de Lucas.

Imagen del rodaje de La leyenda del tiempo. c. Mallerich Films.

Cuando el director Jaime Chávarri presentó el rodaje de su película “Camarón”, que tenía como protagonista al actor Óscar Jaenada, ya lo advirtió.

Jaime Chávarri: “Me parecería maravilloso que se hiciera un documental sobre Camarón. Creo que hay un gran documental. Pero no lo voy a hacer yo”.

Chávarri se refería a la película que preparaba el director Isaki Lacuesta, que ya había llamado la atención en el mundo del cine, y por extensión del cine documental, con su primer largometraje, “
Cravan vs. Cravan”. Una película con la que le llovió prestigio. En “La leyenda del tiempo”, Lacuesta se lanza a hablar de Camarón, de una manera en la que su figura es más una inspiración, un transfondo, que el motivo de una biografía.

Isaki Lacuesta: “Yo fui a San Fernando por conocer el pueblo de Camarón. Fui de vacaciones y pensé hacer una película, pero fue por eso. Fue una vez allí que pensé que se podía hacer una película sobre los espacios, los personajes, y el flamenco me gusta muchísimo. Yo llegué al flamenco muy tarde porque soy de Gerona, con familia vasca, y para mí el flamenco, por origen, es una cosa muy lejana. En la adolescencia empecé con Pata Negra, con Kiko Veneno, con Camarón, y de ahí ya se me abrió la puerta de todo”.

En sus dos películas más conocidas hasta el momento, “Cravan vs. Cravan” y “La leyenda del tiempo”, los protagonistas no existen, están ausentes, y se busca la herencia de lo que dejaron en vida, la voz y el paso del tiempo.

Isaki Lacuesta: “Sí, sí, eso me interesa mucho, ver cómo los muertos siguen actuando, y siguen haciendo que ocurran cosas en las vidas de los vivos. Eso me llamó mucho la atención en el caso de ‘La leyenda del tiempo’, cuando fui la primera vez a San Fernando, por ver cómo Camarón, que llevaba muerto ya desde el año 92, seguía muy, muy presente, y de forma muy poco explícita a veces. La generación del personaje de Israel, por ejemplo, que él nació el año que murió Camarón y por tanto no lo ha conocido nunca en persona, se sigue moviendo, y caminando, y peinando como Camarón. Y ni siquiera lo saben, porque la música que escuchan es reggaeton, y es la gasolina. Aparte de esos escaparates con la Virgen María, Jesucristo, y Camarón”.

Y es que los protagonistas de “La leyenda del tiempo” son unos chavales, como Makiko, e Isra.

Texto de la película: “-Isra, ¿el momento más triste en el año para ti? –Lo que pasó con mi padre".

“La leyenda del tiempo” es una mezcla entre la improvisación de los momentos reales y la estructura de un guión ficcionado. Y el resultado es muy fresco, muy natural. Lo explica el director.

Isaki Lacuesta: “Son personajes que se interpretan a sí mismos. Habría que hablar secuencia por secuencia, hay varias estrategias distintas, pero por lo general son situaciones que yo había visto que hacían ellos en la vida cotidiana, o se planteaban situaciones que yo pensaba que podían funcionar en función de lo que había observado en ellos. Plantearles un tema de conversación, de qué quería que hablara ella o él, al otro le daba una información distinta, y dejaba que improvisaran y se dejaran llevar por la situación”.

Así, “La leyendo del tiempo” se fue escribiendo y modificando sobre la marcha, alrededor de dos historias.

Isaki Lacuesta: “Es una película hecha sin guión. Había posibles historias, y una de las que imaginaba era la de un chavalito de 12, 13, 14 años, que le cambia la voz y tiene que dejar de cantar, porque se convierte en un cantaor mediocre. Hice un casting muy abierto, no buscaba que fuera payo ni gitano ni de una clase social determinada. Buscaba un chaval que me fascinara. Y cuando apareció Isra, su historia real es la que se cuenta en la película. Su padre había muerto recientemente y no podía cantar, la familia estaba de luto, y ese momento fue el que cambió la historia del guión”.

Con Isra, que parece mentira que sea la primera vez que se coloca delante de una cámara, suceden cosas como ésta:

Texto de la película: “-¿Eso es lo que tú has soñado esta noche? -¿Eso? No. No me ves que yo me he echado las cartas, en una mujer de ésas que entienden... [...] Y que yo soy muy ligón. –Sí, tú eres muy ligón. –Y soy muy guapo. –Guapísimo. Si fueras tan guapo como tú dices, a lo mejor me hubiera ido contigo, pero con unos zapatos más altos. –Si mides lo mismo que yo. –Qué va. –Cinco centímetros más grande. A que llego abajo. –Tú eres un puto guarro salido. Te digo lo que te hace falta a ti. –Lo qué. –Dos buenos cachetazos”.

Isaki Lacuesta: “La cuestión era nada más plantear una situación, hacer tomas muy largas, y sin ninguna intervención. Por ejemplo la secuencia del río es una secuencia que no estaba planteada para nada. Estábamos rodando la conversación arriba, con la que empieza la secuencia, y de repente se fueron hacia abajo, tuvimos que ir con las cámaras corriendo para abajo con ellos y rodamos. A mí nunca se me hubiera ocurrido acabar la secuencia arrancando flores y pegándose con ellas, peleándose. Escribir en un guión: ‘Cogen flores y se pegan con ellas’, me parecía horrible, de lo más cursi. Pero hicieron eso y me quedé... Fue de los días que más me he emocionado rodando”.

La otra historia de “La leyenda del tiempo”, ya se lo adelantábamos antes, es la de Makiko. ¿Quién es Makiko? Pues una de las muchas japonesas que lo dejan todo para venirse a España y aprender a cantar y bailar flamenco, o por lo menos intentarlo. Y el mentor en la película no es otro que el mismísimo hermano de Camarón.

Texto de la película: “-¿Tú no puedes cantar algo tuyo, por bulerías ni nada? –Nada. Solamente escuchar. Pero todavía no entiendo... -¿Tú puedes decir (canta): Los pícaros tartaneros. –Los pícaros tartaneros (desafina). –Un lunes por la mañana. –Un lunes por la mañana. –Los pícaros tartaneros. –Los pícaros tartaneros. –Les robaron las manzanas. –Les robaron las manzanas”.

Isaki Lacuesta: “Con Makiko lo que ocurrió... Fue un poco más extraño. Yo había imaginado la posible historia, más que nada para vender la película. Yo había escrito que era una enfermera japonesa. Su padre estaba enfermo y ella viajaba a España. Hicimos el casting. Makiko me gustó muchísimo. Era la única que podía ser. Y luego resultó que era enfermera de verdad, y que su historia era muy cercana y muy parecida a la que yo había escrito. Y dejamos a Makiko como personaje”.


“La leyenda del tiempo” es una película de personajes, de sentimientos, que le dio al protagonista, Israel Gómez, el premio al mejor actor del Festival de Cine de Las Palmas. Pero la película no sólo está construida con las espléndidas puestas en escena de sus protagonistas, sino que también recurre a imágenes y recuerdos de los que ya no están.

Isaki Lacuesta: “Son fotografías de
Agustín Casasola, un fotógrafo mejicano que trabajó en los años 10, 20, sobre todo en la época de la revolución, y tiene fotografías que me parecen fascinantes, tanto del mundo del circo, como de prostitutas, marineros, niños en la escuela, ejecuciones. En concreto, esa foto que sale es de la ejecución de un falsificador de monedas, y me impactaba mucho esa cara que tiene, esa forma de afrontar la muerte que me parece envidiable”.

Y todo esto va servido junto a la música de Camarón, interpretada por Raimundo Amador, Carles Benavent, y Jorge Pardo, y, un homenaje, un guiño, a Federico García Lorca.

Isaki Lacuesta: “Me encanta Lorca, me fascina esa capacidad que tiene de hacer lo más popular y lo más vanguardista al mismo tiempo. El arte que más me gusta en general tiende a conseguir eso. Y el cine que más me gusta yo creo que tiene esa capacidad. Ozu era un cineasta muy popular. Renoir era un cineasta muy popular. Y al mismo tiempo eran cineastas de vanguardia. Son buenos ejemplos que habría que imitar”.

Informe, pregunte, comente.

1 comentarios:

  • Para los que nos gusta ver películas esta bueno conseguir diferentes dvds pero siempre verlos con una buena resolución. Por eso tengo ganas de conseguirme un smart tv lg y para eso estoy buscando buenos precios

    De Blogger Jorge Ramiro, A las 7:08 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal