Las Películas Documentales.
Aproximaciones a la Realidad.

viernes, noviembre 16, 2007

Alastair Fothergill, director de "Tierra": "Queda mucho en el mundo que nunca ha sido filmado"

¿Pensaban ustedes que en los documentales no había superproducciones ni alfombras rojas ni vestidos largos?, ¿que los documentales sólo eran cosa de aficionados sin dinero en el bolsillo? Pues “Tierra” verán que es una excepción, una película de alto presupuesto, y altos vuelos, en la que el director Alastair Fothergill ha querido enseñarnos las zonas más recónditas del planeta. Y yo, cual hormiguita del saber, y desde mi profundo y obsceno desconocimiento, le he preguntado: "Señor Fothergill, ¿queda alguna imagen del planeta que no hayamos visto?":

Alastair Fothergill: “Oh, sí. Mi pasión es el fondo del océano, y he pasado mucho tiempo en submarinos rusos, que no es algo que recomiende necesariamente... (ríe), buscando al calamar gigante. Éste es un animal tan grande como un autobús de Londres. Y nunca ha sido filmado en el mundo. Y lo que es más importante: Pensamos que hasta ahora sólo se ha podido explorar el 2% del océano. Y teniendo en cuenta que el 98% del espacio de vida de nuestro planeta es el océano profundo, y que ya en los años 70 se descubrió que el mar albergaba un ecosistema completamente nuevo, yo creo que es muy probable que haya un jardín, un edén, en el fondo del mar. Y necesitamos preguntarle a George Bush por qué se va hasta Marte...”.


Imagen de Tierra. c. Wanda Films.
Ésta es la historia de la vida en la Tierra...

Texto de la película: "Hace alrededor de cinco mil millones de años, un enorme asteroide se estrelló contra la Tierra, e inclinó su eje a un ángulo exacto de 23 grados y medio del Sol. Aquel catastrófico accidente se convirtió en poco menos que un milagro. Sin aquella inclinación crucial, todo habría sido diferente, pues dio lugar a las estaciones, a los extremos climáticos, frío y calor, y a paisajes de espectacular belleza".

Eso, en efecto, ha ocurrido durante todos estos años, pero está dejando de ocurrir, y a una velocidad alarmante. Como ya contara Al Gore en la conferencia documental “Una verdad incómoda”, ahora los directores de la BBC, Alastair Fothergill y Mark Linfield, ponen cara, cuerpo y límites, a los animales y paisajes que están sufriendo YA las consecuencias del calentamiento global.


“Tierra” es la película de naturaleza de las grandes cifras: Cinco años de producción, 200 localizaciones, 40 equipos especialistas, y 250 días de fotografía aérea. Y eso, sólo, para empezar...

Alastair Fothergill: “Tardamos cinco años en hacer esta película, pero realmente se puede decir que tardamos 25 años. Antes de empezar con un proyecto de este tipo hay que contar con muchísima gente, expertos, científicos de todas partes del mundo, que son vitales para todo lo que vayamos a hacer”.

¿Y qué aporta esta película de más, respecto a anteriores documentales sobre naturaleza?

Alastair Fothergill: “Tenemos una visión editorial muy clara. Si pensamos en la historia de la naturaleza en el cine, nos acordamos de “El viaje del Emperador”, “Nómadas del viento”, o “Microcosmos”. Pero son películas que se desarrollan a una escala más pequeña. Así que un grupo de tíos locos hemos planteado una película de dimensiones épicas, en la que la Tierra fuese la estrella”.


Además, a “Tierra” se suma toda la experiencia documental del equipo de la BBC:

Alastair Fothergill: “Se lo debo todo. La Unidad de Historia Natural de la BBC cumple 50 años ahora. Son 250 personas, y juntos hemos aprendido cómo hacer documentales para televisión y, desde hace poco, también para el cine”.

Y esta película no es un compendio de momentos clave de la evolución terrestre, sino que es una historia cercana, emocional, y de personajes.

Alastair Fothergill: “El punto de partida es una película sobre la historia natural del planeta Tierra. Y nosotros decidimos que la historia más impactante podría ser el viaje del Sol, de Norte a Sur, cada año. Y es la historia que domina la vida de los animales que vemos en la película. Además, para la mayor parte del público, que vive en países donde hay grandes cambios meteorológicos, supone una experiencia emocional. Ahora es otoño y todos empezamos a sentirnos un poco tristes. Y una vez tomada la decisión de hacer ese recorrido, necesitábamos de tres personajes que nos llevasen: El oso polar en el Norte; el elefante en el Trópico; y la ballena, desde las zonas tropicales hasta la Antártida. Esos personajes son clave si pensamos en lo que supone el calentamiento del planeta. Podemos escribir tomos y tomos sobre el cambio climático, pero cuando vemos a un oso polar peleando por su vida sobre el hielo que se hunde, yo creo que se entiende mejor. El otro gran tema en la película es de los efectos de los grandes cambios, el tema del agua, el agua fresca, es la historia del elefante con su bebé que emprenden un gran viaje en busca de este alimento. Y, finalmente, la alarma mundial ya no se puede intentar pensar en términos de un país, sino en términos globales, y esa ballena necesita que todo el sistema planetario funcione para poder sobrevivir”.

En “Tierra”, las cámaras de alta definición permitieron grabar al detalle y por primera vez a las Aves del Paraíso en Nueva Guinea, unas aves que viven en zonas de muy baja luz.

Alastair Fothergill: “En el pasado, si uno llega a volar lo suficientemente bajo para captar una imagen buena de un animal, lo que se hacía era molestar al animal. Nosotros utilizamos una lente con cinco veces más alcance que lo que se había utilizado antes y que podíamos usar muy lejos desde el helicóptero. Esto nos permitió grabar a una distancia cinco veces más alta, sin molestar en absoluto. Por eso podéis ver una secuencia en la que un lobo, que es un animal muy tímido, caza a un caribú, y es que no se enteró de que estábamos. El oso polar, normalmente, cuando se hunde en el hielo, se acabó ahí la historia, no se puede rodar más. Y ahora por primera vez hemos podido seguirle. Es un animal marino, la gente no lo sabe, y hemos podido seguirlo en ese hábitat por primera vez. Y desde el punto de vista de la belleza de la imagen, al ver al animal más de cerca, y más, y más, la gente se puede identificar más con él”.


Buena parte de las secuencias de “Tierra”, sobre todo las aéreas, muestran un planeta que parece irreal. Y es que “Tierra” es un ejemplo de utilización de las últimas tecnologías, sí, pero sólo en el rodaje.

Alastair Fothergill: “En algunos planos, cuando te acercas, y ralentizas durante minutos el salto de una ballena que dura apenas unos segundos, o ves a cuatro mil ciervos juntos emigrando, dices ¡esto no es real!, ¡no me puedo creer esto! Cuando yo mismo lo vi dije: ¡No puedo creer que esto sea verdad! Y mucha gente que ha visto la película me ha dicho que hay imágenes que parece que están recreadas por ordenador. Pero no hay ordenadores en esta película. En absoluto”.

“Tierra” es una película con mensaje, pero también es un producto de alto entretenimiento.

Alastair Fothergill: “Estuvimos el récord de dos mil días de rodaje en el campo. Llegamos a tener a veces hasta 8 equipos trabajando de forma simultánea. Ésta no es una producción tradicional. La caza, por ejemplo, no es sólo una actividad tradicional. La caza es algo que hacen normalmente los animales, y nosotros lo enseñamos de una forma muy poco tradicional. Por primera vez, la caza de un guepardo está grabada a mil fotogramas por segundo, y está ralentizada 40 veces. Así que es muy bonito porque puedes ver cada músculo, cada movimiento. Y además la música no es la música que acompaña normalmente a un depredador en una producción tradicional. Es la preciosa voz de una mujer armenia cantando. Y elegí esto porque quería decir: Sí, esto es un animal asesinando a una cría de ciervo, es Bambi muriendo, pero no es ésa la emoción que se transmite. Quiero que se vea a un bello depredador, perfectamente delineado, y en el punto álgido de su potencia”.

Como se pueden imaginar, una película de las características de “Tierra”, no es nada fácil de organizar.

Alastair Fothergill: “Mucha gente se pregunta, ¿cómo se escribe un guión para las historias de naturaleza?, ¿cómo haces que un elefante entre en cuadro por el lateral izquierdo, luego salga, haga su ruido? Pero precisamente porque hablamos de algo tan imprevisible, creo que hay que hacer un guión más fuerte que nunca”.

El director Alastair Fothergill se asombra de cómo muchos de los profesionales que se dedican a hacer documentales, muchas veces arriesgan sus vidas, sin que les importe.

Alastair Fothergill: “Era duro porque era la última toma y se acababa el petróleo y el piloto decía: Tenemos que aterrizar, tenemos que aterrizar. Y yo decía: Necesito grabar, necesito grabar”.

Y “Tierra” no es una película nada complaciente, porque la muerte está ahí, y en pantalla grande. Con toda la nitidez que puede tener la muerte de un animal desfallecido y abandonado a su suerte.

Alastair Fothergill: “Es algo muy triste, pero nuestra primera regla a la hora de grabar es ‘nunca intervenir’, ‘nunca interferir’. Y, para ser honestos, en la práctica ¿qué hubiéramos podido hacer?”.

Eso sí, “Tierra” llega a ser durísima, pero sin necesidad de mostrar ni una gota de sangre.

Alastair Fothergill: “Queremos que ésta sea una película para las familias. Tengo un hijo de 7 y otro de 12 años. Y no creo que haya muchas películas que pueda ir a ver con mis hijos. La caza del león al elefante, con el sonido envolvente de la sala de cine, está bastante ajustado. Pero yo vi a ese león comerse a ese elefante con mis propios ojos y os aseguro que no es algo bonito para un cine”.


El director de “Tierra”, Alastair Foghergill, realizó hace unos años “Deep Blue: La película del planeta azul". Y ya está pensando en su siguiente proyecto:

Alastair Fothergill: “Estoy muy interesado en hacer una película sobre los chimpancés. Y por una sencilla razón: Son los únicos animales en la naturaleza que, cuando miras a sus ojos, puedes decir lo que están pensando. Y si quieres hacer una verdadera historia, no una antropomórfica, el chimpancé es especial porque su alma es como la nuestra”.

Pero antes de eso, Foghergill quiere dejar claro algunas importantes cosas:

Alastair Fothergill: “Creo que hay dos cosas sobre todo: Todas las pequeñas cosas que podemos hacer cada uno en nuestras pequeñas vidas. Y si van a nuestra página web
, verán que hay un montón de cosas que mucha gente conoce ya, como bajar la temperatura de los termostatos, no dejar los electrodomésticos en stand-by. Pero lo más emocionante, yo creo, y que es diferente a los años en los que rodamos la película, es que por primera vez, las compañías multinacionales se han dado cuenta de que la mejor economía, la más sensata y exitosa, es la economía verde. Y eso nos da un poder que nunca habíamos tenido antes. Los gobiernos ya no son tan poderosas. Las multinacionales sí son muy poderosas. Y nosotros, como consumidores, podemos controlar a las multinacionales”.

Así que les hemos preguntado a la Directora de Comunicación de la Fundación Biodiversidad, Mónica Pérez de las Heras, y al Director de Comunicación de Iberdrola, Javier Icaza, qué piensan que pueden ellos y que podemos nosotros hacer para luchar contra el cambio climático.

Mónica Pérez de las Heras, Directora de Comunicación de la Fundación Biodiversidad: "Desde el Ministerio de Medio Ambiente, y nosotros somos Fundación Biodiversidad, que pertenecemos al Ministerio, se están haciendo ya muchas cosas, y se están haciendo planes de asignación de emisiones para que las empresas contaminen menos, y se está apoyando, por supuesto, el Protocolo de Kioto, pero también hace falta que los ciudadanos hagan cosas. Tenemos un planeta maravilloso, que casi no lo conocemos, y que merece la pena que hagamos algo por él. No sé, son pequeños detalles que todos podemos hacer, utilizar el transporte público, en lugar de utilizar tanto nuestro automóvil, y que evidentemente van a servir para que podamos luchar todos contra el cambio climático".

Javier Icaza, Director de Comunicación de Iberdrola: "Hombre, yo creo que lo que hay que hacer son políticas hiperrealistas. Yo vivo muy pegado al terreno y creo que hay infinitas cosas por hacer. Cada uno puede contribuir en su vida particular de muchas maneras al medio ambiente y a tener un mundo mejor para todos. Y desde el punto de vista empresarial, que es el que nos corresponde, y desde Iberdrola, pues yo creo que hemos hecho de la política de medio ambiente un principio casi filosófico. Nosotros contribuimos a que, dentro de lo que es el sector energético, un sector que, en principio, puede parecer hostil para el medio ambiente, pues procurar todo lo posible hacer compatible la sostenibilidad con la energía. Y ése es nuestro principio, ésa es nuestra filosofía. Iberdrola lleva casi desde sus orígenes, primero apostando por el agua con la energía hidráulica, y ahora se ha convertido en el líder mundial en energía eólica".

¿Y qué opinan ellos de las corrientes de opinión que le quitan importancia a las consecuencias dramáticas del calentamiento global?

Mónica Pérez de las Heras: "Llevamos muchísimos siglos destruyendo el planeta, y muchos años conservándolo. Ahora realmente nos estamos dando cuenta de cómo nos puede afectar también esa destrucción a nosotros. Pero este planeta maravilloso, ¡es nuestro planeta! Y la pregunta es: ¿Queremos conservarlo?".

Javier Icaza: "Yo es un debate en el que, la verdad, corresponde a los científicos, y que es un debate en el que me resulta muy difícil entrar. Por eso decía que lo que hay que hacer es vivir pegados a la realidad, vivir pegados a lo que cada uno puede hacer como persona, y como empresa. Y como personas y como empresas creemos que podemos contribuir a un mundo mejor. Todo suma, esto es un esfuerzo individual y un esfuerzo colectivo. Yo creo que todo el mundo tiene que ir poniendo su granito, aunque éste sea un país relativamente pequeño en lo que es el conjunto del planeta".

Pues ya saben, si quieren conocer mejor, y en pantalla grande, el mundo en el que viven, no duden en ir a ver “Tierra”, una visión emocional sobre la vida, con animales como actores (que de paso tampoco cobran), con la podrá descubrir imágenes nunca vistas antes, por un trabajo esmerado y dotado de la más alta tecnología, un trabajo de verano tras invierno para grabar secuencias que nunca ocurren, pero que a veces deslumbran con la realidad de unos animales que, como nosotros, a veces ganan, y muchas veces, la vida es así..., pierden.


Informe, pregunte, comente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal