Las Películas Documentales.
Aproximaciones a la Realidad.

martes, febrero 26, 2008

"Campaña"

El documentalista elige su vis poética, o su mirada transversal, o su incisiva detección de metales dignos de ser conservados en mente y retina, según el caso. Y el caso de hoy se refiere a lo único que podemos añadir al televisado, radiado, y digitalizado encaramiento Zapatero vs. Rajoy. Será que el Expediente de Regulación de Empleo tiene entre sus cláusulas de excepción la preparación de debates electorales, pero no deja de soltar lava el siguiente volcán: Que para hacer un programa con trascendencia mediática del que se va a analizar hasta el último detalle su calidad (¡¿veinte cámaras?!), se haya recurrido a todo un equipo de personas prejubilado a los 52 años por Televisión Española. No sé cómo se está despedido y necesitado al mismo tiempo, repito, según el caso, y acaso documentado en las imágenes y entrevistas de la no-noticia de un pre-debate que ha inundado las emisiones de nuestras vidas, al ritmo de la alegre música que produce el papel al caer en una urna.

Cartel de Campaña. c. Kazuhiro Soda.

Por eso hoy es un buen día para hablar de la película documental “Senkyo” (“Campaña”), que se ha podido ver en la recién finalizada edición del Festival de Navarra “Punto de Vista”. El protagonista de esta película es un hombre sin ninguna experiencia política que se propone a fuerza de voluntad, de convencer uno por uno a cada habitante, del trabajo sin descanso, y del empeño en mejorar, llegar a la alcaldía de la ciudad de Kawasaki.



Así lo contaba en Pamplona su director, el japonés Kazuhiro Soda: “Mi relación con Kazuhiko Yamauchi, el candidato, viene de lejos. Somos amigos desde la Universidad, éramos compañeros de clase, aunque él aparecía muy poco. Le gustaban más las fiestas, si alguien organizaba una fiesta él siempre estaba allí. Hablamos de veinte años de amistad. Era ya entonces un hombre único, muy bohemio, de espíritu muy independiente. Un día me enteré de que se iba a presentar a alcalde en las listas del partido conservador, a pesar del nombre de Partido Demócrata Liberal de Japón, y me sorprendí mucho, porque él, realmente, es todo lo contrario. Ahí surgió la idea y empezó todo, pensé que era algo muy interesante para una película, porque sabía que surgirían conflictos. Durante el rodaje intenté no hablar mucho con él porque no quería cambiar nuestra relación ni influir en las cosas que pasaran, quería mantenerme en mi posición de observador. Me callaba también porque no quería que nuestra amistad saliera perjudicada por la película, así que mantenía una cierta distancia. Por eso no quería enseñarle la película hasta que estuviera totalmente terminada, no quería que me influyera en mi forma de hacer. También había inconvenientes porque a él no se le ve como a una figura heroica, y al final le tuve que decir que la película se iba a presentar en Berlín. Se sorprendió mucho. Cuando vio el documental..., al principio estaba muy a gusto, pero luego su semblante fue cambiando. Al final estaba bastante contrariado. Quería cambiar alguna secuencia, y yo no podía hacer algo así, porque las secuencias que él quería desechar, las de más conflicto, eran las mejores. Él aceptó mi dirección, dio su consentimiento. En cierto sentido, cualquier persona podría ser candidato y hacer política si se lo propusiera. Pero la presentación a candidato de nuestro protagonista se debe a varios factores. Primero, este partido político es el que lleva 50 años gobernando Japón, y había recibido muchas críticas por ser un partido cerrado, que había perdido el pulso de lo que querían los ciudadanos en general. Además, se le acusaba de tener unas conexiones demasiado estrechas con el mundo de la industria, y con los burócratas también. Así que cambiaron de rumbo y decidieron que debían elegir más candidatos de entre los ciudadanos de a pie. Éste es el caso, que era un ciudadano más. En el momento del rodaje de la película, Yamauchi era un candidato ideal. Si se hubiese presentado cinco años atrás, quizá no hubiera funcionado, no se le hubiera considerado. Esto es lo que pasa. Se presentó también en la legislatura siguiente, pero el partido vetó su candidatura. Antes del estreno de la película, él ya había vuelto a ser un ciudadano normal. Recibió críticas del partido por la película, pero a mí no se me ha quejado nadie. Ésta es una película sobre cuestiones que atañen a la política, pero no es una película política”.

Informe, pregunte, comente.

2 comentarios:

  • q tal se q no tiene mucho que ver con el post pero t felicito por el blog,lo citaron en la 2 y m meti en 5 minutos
    para alguien como yo,y como tu supongo,q hace tiempo q casi sustituyo las peliculas por las (peliculas) documentales,una web asi es una bendicion
    una pregunta ya q estames,sabes si se puede conseguir por algun lado un documental sobre vendedores de biblias en usa.creo q se llama sales man pero no t fies de mi mucho....
    en fin,lo dicho,gracias y felicidades

    De Anonymous saddam, A las 2:32 a. m.  

  • Muchas gracias por tu comentario. Me alegra especialmente que a la gente le guste y le importe el cine documental. Es correcto: La película de la que hablas se titula "Salesman", y la dirigieron los hermanos Maysles en el año 1968. Puedes ver un pequeño reportaje sobre lo que emitimos en el programa en este enlace directo del blog: http://documentales.blogspot.com/2007/11/dvd-salesman.html.
    La película está editada en dvd en Estados Unidos, y se puede comprar desde la web de la productora, ya que incluye un apartado de venta: http://www.mayslesfilms.com/companypages/store/store.htm.
    La editora del dvd es "The Criterion Collection" y también vende la película por internet: http://www.criterion.com/asp/search_results.asp. Quizá esta última opción es la mejor. Eso sí, la película sólo está subtitulada en inglés...
    Un abrazo.

    De Blogger M. Savirón Cuartango, A las 3:17 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal