Las Películas Documentales.
Aproximaciones a la Realidad.

domingo, febrero 24, 2008

"Doctor, doctor, soy una distribuidora española, ¿qué me pasa?"

Dentro de unas horas sabremos qué películas han ganado el Oscar al Mejor Documental. Ya les contamos aquí cuáles son las finalistas. Pero seguramente saben muy poco de ellas. Cada año, las distribuidoras españolas comienzan en enero una estresante contrarreloj de estrenos de películas candidatas a los Oscar en sus distintas categorías. Es un tirón de taquilla indudable, sobre todo antes de los premios, cuando hay más jugadores. La curiosidad nos puede, y es casi un motivo de desasosiego el que llegue la fecha de la gala de entrega de premios y uno no haya visto todas o la mayoría de las películas. Sin embargo, este año no se ha estrenado en España ni una sola de las películas candidatas al Oscar al Mejor Documental. ¡Ni una! Y todas han dado mucho que hablar en sus estrenos internacionales. Ni “No end in sight”, sobre la política de George W. Bush; ni “Taxi to the dark side”, del director de “Enron”, Alex Gibney; ni “War/Dance”, ganadora de quince premios, como el de Mejor Dirección en el Festival de Cine de Sundance; pero es que ni siquiera “Sicko”, la última película de Michael Moore, y de la que les hablamos aquí, ha tenido la opción de estrenarse en los cines españoles, cuando “los bombazos” de Moore levantan expectación en todo el mundo desde el momento en que comienza su preproducción. Esto ya es un síntoma grave o es, más bien, una enfermedad seria pero sin síntomas. Prefiero pensar que en las distribuidoras españolas no hay gente especializada en cine documental. Prefiero pensar que este vacío en las pantallas es fruto del desconocimiento. Prefiero pensar algo así, y discúlpenme, a que los distribuidores sepan que existen estas películas pero no les presten atención, o a que conozcan que Festivales como “Punto de Vista” en Pamplona y el de Las Palmas son grandes encuentros del mejor cine documental, pero no se tenga el interés ni de echar un vistazo atento a sus programaciones.

Imagen de My Winnipeg. c. Documentary Channel.

Películas como “Forever” ("Para siempre"), de Heddy Honigmann, sobre las historias que surgen en el cementerio parisino de Père-Lachaise, alrededor de las tumbas de Proust, Chopin, o Jim Morrison, arrancaron minutos de aplausos en las salas de cine de Nueva York este verano, y se llevó el Gran Premio Punto de Vista del año pasado; o la que ganó ayer mismo en este festival, la china “Bingai”, de Feng Yan. Maravillas que se han podido ver en Pamplona, como “Il tempo si è formato” (“El tiempo se ha parado”), la obra de Ermanno Olmi consecuencia de diez años de trabajo y observación, y del que pronto la distribuidora Sagrera estrenará su última película, de ficción, titulada “Centochiodi” (“Cien clavos”). La bellísima “My Winnipeg”, retrato surrealista de la ciudad natal del director canadiense Guy Maddin, y que inauguró el Fórum del Festival de Berlín. La estremecedora “La existencia”, del polaco Marcin Koszalka, dura pero con imágenes llenas de fuerza estética y de emoción, nos muestra los últimos años del actor Nerzy Nowak, que decide que tras su muerte donará su cuerpo a la ciencia. O la íntima, además de divertida, “Tiempo indefinido”, sobre la familia del director Ross McElwee, que el diario “The Washington Post” calificó como la mejor película del año 1994, y que este festival de “Punto de Vista” ha sido el único que ha salido a su encuentro para recuperarla. En “La Hora del Documental” les hablaremos de ellas, les daremos pistas, compartiremos nuestros descubrimientos, disfrutaremos lo que ustedes nos descubran, pero lo que está claro es que los viajes y el contrabando siguen siendo, a día de hoy, los métodos para ver distintas y extraordinarias películas-píldoras que calmen nuestra fiebre.

Informe, pregunte, comente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal